Paquete para Anemia

BIO CHLOROPHYL

BENEFICIOS:

Promueve la estabilidad de la hemoglobina, es bueno en casos de anemias, estimula la energía física y mental  combate la fatiga y el cansancio crónico, da frescura a los intestinos, ayuda a desinflamar el estomago, es bueno en casos de agruras, acides y reflujo.

INGREDIENTES:

 Clorofila, sorbato de potasio, Complejo de cobre, Hoja de alfalfa y Aceite de menta 

 

BIO STEM CELL

BENEFICIOS:

Apoya a mejorar la sensación general de bienestar. Alga verde-azul promueve la salud linfática y sanguínea, contribuye en el bienestar de las células por ser rica en proteína, hierro, aminoácidos y clorofila que ayudan en casos de anemia, cansancio, mareos, fatiga piel amarillenta, dificultad para concentrarse. 

INGREDIENTES:

El ingrediente principal es el alga AFA, Alga verde-azul del Lago Klamath de Oregón, Vitamina A y B Hierro, Proteína, Aminoácidos y Clorofila

 

DETOXIFIER #3 RIÑON

BENEFICIOS:

Apoya a limpiar y desintoxicar los riñones. Ayuda a eliminar líquidos retenidos, contribuyen en la eliminación de sustancias retenidas en la sangre, ayuda a desinflamar parpados, pies y vientre. Mejora el dolor de rodillas, coyunturas y pies calientes, elimina el color oscuro de la pies y aclara la orina turbia y olorosa.

INGREDIENTES:

Uva de Oso, Grama, Perejil, Bayas de Enebro, Esparrago, Buchu, Alfalfa, Semilla de Sandia, Pelo de Elote, Raiz de Oro, Arandanos, Celulosa y Magnesio,

 

TROPIC AID:

BENEFICIOS:

Apoya contra las ulceras gástricas, la inflamación del estomago, protege de agentes infecciosos  y radicales libres, previene la oxidación celular. El goji se utiliza desde hace 6000 años en China y Tíbet para ayudar al hígado y promover la juventud. Mejora la respuesta inmune, populare para perder peso.       

INGREDIENTES:

Goji, Noni, Acai, Granada, Camu, Mangostan, Sabila, Piña, Nopal, Extracto de Semilla de Uva, Monringa, Acido Ascorbico, Acido Citrico y Fibra Dietetica. 

¿Que es la Anemia?

El déficit de hierro en nuestra sangre es, sin duda, una de las realidades más comunes. En especial en las mujeres: menstruaciones abundantes o la dificultad de nuestro cuerpo para asimilarlo, hace que padezcamos esta enfermedad tan frecuente. Te damos pautas sencillas para que vayas superándola poco a poco.

La anemia y sus efectos en nuestro cuerpo

En ocasiones nos sentimos cansadas sin saber por qué, se nos cae el cabello, nuestras uñas están frágiles y no podemos cumplir con nuestro día a día de modo tan eficaz como antes. ¿Qué es lo que está ocurriendo? Seguramente lo primero que harás es sin duda ir al médico, y será él quien nos informe de que nuestro nivel de hierro en sangre es muy bajo, que padecemos anemia.

Por lo común, nos suelen recetar los habituales comprimidos de hierro. Unas pastillas que para mucha gente son difíciles de tomar porque causa algunos pequeños efectos secundarios: estreñimiento o diarrea, gases, dolor de estómago, etc.

Hemos de estar siempre muy atentas a los signos de nuestro cuerpo que puedan indicarnos el llegar a sufrirla de nuevo. Recuerda que la anemia trae como consecuencia el que hayan menos glóbulos rojos y, por tanto, que dispongamos de menos oxígeno en sangre. Por lo tanto, el corazón sufre más, va más rápido y nos cansamos.

Sufrimos mareos, dolores de cabeza, malestar físico, palidez… Si la anemia se vuelve persistente entonces deberemos pasar por más análisis para averiguar a qué se debe este nivel tan bajo de hierro, para averiguar cuál es su origen. Pero por lo común, es algo que puede resolverse con complementos de hierro y una adecuada nutrición.

Pautas sencillas para elevar tu nivel de hierro

En primer lugar hemos de conocer dos datos importantes sobre el funcionamiento del hierro en nuestro cuerpo:

  • La vitamina C y los cítricos ayudan a que el hierro se fije y se asimile mejor.

  • La cafeína, el té, el trigo, los cereales e incluso los lácteos,  hacen que el hierro no se asimilie como debería. Nos hace perder una pequeña cantidad.

¿Qué quiere decir esto? Básicamente que debemos cuidar cómo nos alimentamos para que el hierro se fije adecuadamente. No podemos, por ejemplo, tomarnos un plato de espinacas para después consumir un té, perderíamos parte de este mineral. 

Descubre un componente esencial para combatir la anemia

Muchas veces, la anemia no se debe solo a una falta de hierro en nuestra sangre o a un sangrado excesivo durante la menstruación.

Hay ocasiones en que esta enfermedad está determinada por un déficit de vitamina B12.  Es lo que se conoce como anemia macrocítica, determinada por el déficit en este componente.

Lo que ocurre básicamente es que nuestro organismo carece del nivel de glóbulos rojos que necesitamos, y en consecuencia, el oxígeno no llega a los tejidos corporales.

¿Qué síntomas tiene el déficit de vitamina B12?

Empezaremos comentándote que la vitamina B12 es esencial para disponer no solo de un nivel saludable de glóbulos rojos en nuestra sangre sino que, además, es un elemento básico para nuestro cerebro.

  • Ayuda a la formación de glóbulos rojos.

  • Participa en múltiples proceso de metabolización.

  • Ayuda a cuidar del sistema nervioso central.

Gracias a ella disponemos de una memoria ágil, rendimos más intelectualmente y disfrutamos de una mayor energía. No obstante, veamos ahora cómo podemos notar en nuestro día a día que estamos sufriendo un déficit de esta vitamina.

Toma nota:

  • Tener la piel muy pálida.

  • Estar casi siempre cansada y sin ganas de hacer cosas.

  • Cansarnos al momento de hacer un esfuerzo.

  • Sufrir épocas de diarrea o estreñimiento.

  • Pasar semanas en que no tenemos hambre.

  • Problemas de concentración.

  • Dificultad respiratoria, sobre todo durante el ejercicio.

  • Se nos inflaman las encías y sangran.

  • Hormigueos en manos y pies.

  • Anemia.

Cuando el déficit en vitamina B12 es muy elevado (algo que es frecuente entre los ancianos, por ejemplo), puede ocurrir lo siguiente:
  • Confusión o cambio en el estado anímico o mental, pudiendo llegar en casos extremos a posibles demencias.

  • Depresiones.

  • Pérdidas del equilibrio.

  • Dolor en manos y pies.

  • Problemas al caminar por la desorientación o los mareos.

  • Pérdida de los reflejos.

  • Confusión.

  • Pérdida de la memoria.

Como ves puede llegarse a estados muy graves pero, tal y como nos indican los médicos, todos estos síntomas son reversibles si los tratamos a tiempo y cubrimos esa falta de vitamina B12.

¿Qué puede ocasionar esa bajada de la vitamina B12 en nuestro organismo?

 

Lo más habitual cuando tenemos un déficit en esta vitamina es que sintamos cansancio. Cuando vamos al médico y nos hacen un análisis, como es de esperar, nos informarán de que sufrimos anemia.

No obstante, a pesar de que seguir un tratamiento a base de pastillas de hierro siempre es útil, vale la pena saber también que si mejoramos además nuestra alimentación elevando las dosis de vitamina B12 podemos notar grandes mejoras.

Ahora bien pero, ¿qué hace que suframos la pérdida de esta vitamina?

  • Iniciarnos en una dieta vegana sin informarnos antes o siguiendo unos consejos incorrectos que nos producen carencias vitamínicas.

  • Haber tenido una alimentación incorrecta durante nuestra infancia.

  • Padecer el síndrome de Crohn.

  • Ser celíaco.

  • Tener problemas de riñón.

  • Consumir mucho café.

  • Tener problemas metabólicos que nos impiden absorber esta vitamina.

  • Tener problemas con el alcohol.

  • Tomar muchos antiácidos.

  • Sufrir desnutrición durante un embarazo.

  • No comer de forma variada y equilibrada, o seguir, por ejemplo, dietas muy restrictivas.

Tipos de anemia

La anemia no es un término que abarca todo, hay diferentes tipos de esta enfermedad. Algunos tipos raros son el resultado de un mal funcionamiento en el cuerpo, tal como la destrucción temprana de las células rojas de la sangre (anemia hemolítica), un defecto estructural hereditario de los glóbulos rojos (anemia de células falciformes), o una incapacidad para realizar o utilizar la hemoglobina (la anemia sideroblástica).

La anemia ferropénica

La anemia por deficiencia de hierro ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir hemoglobina, haciendo que las células rojas de la sangre de reduzcan de tamaño. Y si no hay suficiente hemoglobina producida, los tejidos del cuerpo no reciben el oxígeno que necesitan alimentar. El mayor riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro tienen los niños menores de tres años de edad y las mujeres premenopáusicas.

La mayoría de los niños simplemente no recibe suficiente hierro en sus dietas, mientras que en mujeres premenopáusicas, los períodos menstruales abundantes son la causa más común de anemia por deficiencia de hierro. Las mujeres embarazadas también pueden sufrir de anemia, ya que durante el embarazo, el volumen sanguíneo de la mujer aumenta tres veces, creciendo también las necesidades de hierro. Contrariamente a la creencia popular, los hombres y las mujeres mayores no están en mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

Play

Unmute

Fullscreen

La anemia por deficiencia de la vitamina B12

Aunque la anemia por deficiencia de hierro produce los glóbulos rojos más pequeños de lo normal, una anemia por deficiencia de vitamina B12 produce glóbulos rojos de gran tamaño. Esto hace que sea difícil para el cuerpo absorber las células rojas de la sangre a través de vasos y venas, ya que es como tratar de absorber una canica a través de una paja. Las células rojas de la sangre con deficiencia de vitamina B12 también tienden a morir más rápidamente que las células normales. La mayoría de las personas consumen al menos la cantidad mínima de B12 que necesitan una dieta variada.

Las personas mayores tienen un mayor riesgo de deficiencia de vitamina B12, ya que son más propensos a tener las condiciones que afectan la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina B12. La extirpación quirúrgica de partes del estómago o el intestino delgado, la gastritis atrófica y trastornos como la enfermedad de Crohn pueden interferir con la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina B12.

Si eres vegetariano o has limitado en gran medida el consumo de carne, leche y huevos por otras razones de salud, puedes no tener suficiente de esta vitamina en tu dieta.

Pero la causa más común de anemia por deficiencia de la vitamina B12 es la falta de una proteína llamada factor intrínseco. El factor intrínseco es normalmente secretado por el estómago y su trabajo es ayudar a absorber la vitamina B12. Sin el factor intrínseco, la vitamina B12 que se consume en su dieta se limita a flotar fuera como residuo. En algunas personas, es un defecto genético el que causa que el cuerpo deje de producir el factor intrínseco. En otras personas puede ser una reacción autoinmune, en la que el cuerpo ataca por error a las células del estómago que producen la proteína.

Una deficiencia de la vitamina B12 que es causada por una falta del factor intrínseco se denomina anemia perniciosa. Las personas mayores están especialmente en riesgo, de hecho, 1 de cada 100 personas mayores de 60 años de edad son diagnosticadas con anemia perniciosa. La anemia perniciosa puede ser particularmente peligrosa porque causa problemas neurológicos, tales como dificultad para caminar, falta de concentración, depresión, pérdida de memoria e irritabilidad. Estos por lo general se pueden revertir si la condición es tratada a tiempo.

Por desgracia, en el caso de la anemia perniciosa, el estómago no puede absorber la vitamina B12, sin importar que se coma una dieta balanceada. El tratamiento consiste en inyecciones de vitamina B12, por lo general una vez al mes, que omiten el estómago y llevan la vitamina directamente al torrente sanguíneo.

La anemia por deficiencia de ácido fólico

Una deficiencia de ácido fólico produce células rojas de gran tamaño en la sangre, al igual que una deficiencia de vitamina B12. Una de las causas más comunes de la anemia por deficiencia de ácido fólico es simplemente no tomar suficiente de este nutriente en la dieta. El cuerpo no almacena ácido fólico durante largos periodos como lo hace con otra gran cantidad de nutrientes, por lo que si uno no está recibiendo suficiente en su dieta, puede tener problemas. Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de padecer la anemia por deficiencia de ácido fólico debido a que la necesidad de ácido fólico aumenta en dos tercios durante el embarazo. La ingesta de ácido fólico adecuado es esencial desde el inicio del embarazo, ya que protege contra defectos en la columna en el feto.

  • Facebook Basic
  • YouTube Basic
  • Instagram Social Icon

EXELIFE Herbal Supplements  ALL RIGHTS RESERVED 

4215 Maine Ave Baldwin Park CA 91706